Para no ser demasiado técnicos...

… Pero creemos que es importante explicarle los métodos altamente sostenibles que utilizamos para producir la calidad única que espera de nuestros tejidos.

Dejar nuestros tejidos lo menos tratados posible, por ejemplo, los hace excepcionalmente resistentes. Por lo general, nos mantenemos alejados de los tratamientos de fácil cuidado y resistentes a las arrugas, lo que permite que nuestro algodón mantenga su estabilidad natural. Nuestras telas tratadas, mientras tanto, se recubren con silicona y luego se impregnan con teflón, lo que las hace especialmente resistentes al agua y adecuadas para el procesamiento con máquinas de coser. Por regla general, no utilizamos resinas sintéticas.

Prácticamente todos nuestros tejidos cumplen con el estándar Öko-Tex100.

Sin embargo, se ha demostrado que nuestras telas no solo contienen sustancias nocivas. También exhiben buenos “valores de contracción residual” – en otras palabras, encogen muy poco – y los hilos de nuestros textiles están coloreados con tinte reactivo. En la fabricación de nuestras telas estampadas, utilizamos un proceso de impresión reactiva (impresión en tina / descarga), que impregna las fibras en lugar de simplemente aplicar tinte a la superficie, como en la impresión con pigmentos. Esto también asegura un alto nivel de solidez al frote mientras deja la tela suave y mucho más duradera. De manera similar a la serigrafía, nuestro proceso separa los patrones de impresión en sus colores individuales, lo que hace posible aplicar degradados de color.